ActualidadErrores contables de ejercicios anteriores, ¿qué debemos hacer?

7 septiembre, 2020

Algunos errores contables suelen darse en las empresas a lo largo de un ejercicio, pero los detectamos posteriormente toda vez que la contabilidad ya está cerrada y depositada. El Plan General de Contabilidad (en base a la Norma Internacional de Contabilidad Nº 8) señala que, a estos efectos, se entiende por errores contables las omisiones o inexactitudes en las cuentas anuales de ejercicios anteriores por no haber utilizado, o no haberlo hecho adecuadamente, información fiable que estaba disponible cuando se formularon y que la empresa podría haber obtenido y tenido en cuenta en la formulación de dichas cuentas. Además, la Norma de Registro y Valoración 22º del PGC establece que cuando se produzca un error contable, se aplicará de forma retroactiva desde el ejercicio más antiguo del que se tenga información y el ingreso o gasto correspondiente a ejercicios anteriores derivado de dicha aplicación dará lugar, en el ejercicio en que se detecta, a un ajuste por el acumulado de las variaciones de los activos y pasivos, que se imputará directamente al patrimonio neto, en concreto en una cuenta de reservas.

A modo de ejemplo, en el caso de no haber aplicado correctamente una amortización en los años anteriores, se debería de comenzar a amortizar la cantidad correcta desde este momento, y corregir, mediante un asiento de ajuste, el error de los años anteriores llevándolo a reservas voluntarias. También, en la subsanación de errores relativos a ejercicios anteriores habrá que incorporar la correspondiente información en la memoria de las cuentas anuales.

En otro orden de cosas, desde una perspectiva fiscal decir que no supone, en principio, ninguna limitación. El artículo 11.3. de la Ley del Impuesto sobre Sociedades señala que los ingresos y los gastos imputados contablemente a una cuenta de reservas en un período impositivo distinto de aquel en el que proceda su imputación temporal, se  reflejarán en el período impositivo en el que se haya realizado la imputación contable, siempre que de ello no se derive una tributación inferior. A partir de aquí, la base imponible del Impuesto sobre Sociedades se calculará corrigiendo el resultado contable con los ajustes necesarios para adecuar la normativa contable a la fiscal.

Para finalizar, señalar que no debemos confundir un error de ejercicios anteriores con un cambio de criterio o de estimación contable:

1.- Los cambios en los criterios contables implican la adopción de un cambio de criterio aceptado pero diferente al utilizado con anterioridad.

En este caso seguirán las mismas reglas que para los errores contables. Es decir: se aplicará de forma retroactiva desde el ejercicio más antiguo para el que se disponga de información, y el ingreso o gasto que corresponda a esos ejercicios anteriores motivará, en el ejercicio actual, un ajuste en una partida de reservas. Luego se reflejará en la memoria.

2.- Los cambios de estimaciones contables se entiende aquellos ajustes de valor en activos o pasivos que se producen como consecuencia de la obtención de información adicional, de una mayor experiencia o del conocimiento de nuevos hechos.

Se aplicará de forma prospectiva, es decir, desde el momento en que se efectúe el cambio de estimación y se imputará, según la naturaleza de la operación, como ingreso o gasto o, si procede, como patrimonio neto. El efecto sobre ejercicios futuros se irá imputando en el transcurso de los mismos. Igualmente, se informará en la memoria.

 

Si tienes alguna otra pregunta o necesitas asesoramiento con respecto a la contabilidad de tu empresa, desde Grupo ABC ponemos tu disposición un equipo de asesores experimentado que puede ayudarte. Contacta con nosotros a través de nuestra web o a través de 986252525. Estaremos encantados de ayudarte.

Copyright ©2017, GRUPO ABC. Todos los derechos reservados