ActualidadCovid-19Dudas y preguntas laborales en relación a los ERTE

28 abril, 2020

Muchas empresas se encuentran con dudas laborales con respecto a la tramitación y consecuencias posteriores de haber realizado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) como consecuencia de la declaración del estado de alarma derivado de la crisis sanitaria del Covid-19. Procedimientos, prestación por desempleo, aumento o supresión de trabajadores de un ERTE son algunas de las ellas. Trataremos de resolver estas cuestiones a continuación.

 

1. PROCEDIMIENTO PARA TRAMITAR UN ERTE POR COVID-19

Se inicia mediante solicitud de la empresa, acompañada de un informe relativo a la vinculación de la pérdida de actividad al Covid-19. Ésta debe comunicar su solicitud a los trabajadores y trasladar dicho informe y la documentación acreditativa a los representantes de éstos. Debe, además, presentar una solicitud ante la autoridad laboral (organismo que dictamina cada comunidad autónoma), y ésta deberá dictar su resolución en un plazo máximo de cinco días.

Las comunidades autónomas han habilitado sistemas telemáticos para efectuar esta gestión, si bien en algunos momentos dichos sistemas se están colapsando por el elevado número de solicitudes.

 

2. ¿ES POSIBLE AÑADIR O QUITAR TRABAJADORES DE UN ERTE?

Si una empresa ya ha presentado un ERTE, con independencia de que haya sido por fuerza mayor, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, después ya no podrá aumentar el número de trabajadores afectados por la medida. Tendría que elaborar un nuevo procedimiento de ERTE, para los trabajadores que quiere incorporar.

En el caso de que haya tramitado un ERTE y necesite reincorporar a alguno de los trabajadores afectados, hay que tener en cuenta que mientras dure el ERTE, los empleados están exonerados de prestar servicios. Además, durante la suspensión los afectados están cobrando el paro, y dicho cobro es incompatible con el trabajo.

 

El incumplimiento del ERTE acarrea las siguientes consecuencias:
  • Para el trabajador: El incumplimiento supone la extinción de la prestación por desempleo que estuviese cobrando, sin perjuicio del reintegro de las cantidades indebidamente percibidas.
  • Para la empresa: Dar ocupación a afectados por un ERTE está tipificado con una de, como mínimo, 6.251 euros].

 

¿Cómo hay que proceder entonces?

La empresa debe sacar al trabajador del ERTE, es decir, dar por finalizada la suspensión de su contrato y que se reincorpore a la actividad. El cobro de la prestación por desempleo terminará y el empleado podrá volver a trabajar con normalidad. Para ello, se debe actuar del siguiente modo:

  • Si la empresa tramitó el ERTE por fuerza mayor debe comunicar al trabajador su decisión de desafectarlo, indicando las causas que han hecho que la situación de la empresa mejore y por qué se le elige a él.
  • Si se tramitó el ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, la empresa tuvo que negociar el alcance de la medida con los representantes de los trabajadores. En consecuencia, como los acuerdos alcanzados en la negociación no se pueden modificar, deberá volver a negociar con dichos representantes la desafectación del trabajador. En este caso, no hará falta volver a negociar si en el acuerdo entre empresa y los trabajadores se fijó algún criterio para la “desafectación”. En tal caso, simplemente se debe ejecutar lo pactado.

 

3. PRESTACIÓN POR DESEMPLEO

Los trabajadores afectados por ERTEs derivados del coronavirus podrán cobrar el paro aunque no hayan cotizado el tiempo suficiente para acceder a esta prestación. Para ello, las empresas deberán realizar varias comunicaciones al SEPE. Además, el tiempo que cobren el paro no les computará como “gastado” si en el futuro vuelven a acceder a esta prestación.

En el caso de las personas que hubieran estado desempleadas y hubieran encontrado empleo, por lo que el paro les hubiese quedado suspendido, y que en menos de 12 meses se hayan visto afectadas por un ERTE derivado del coronavirus, no reanudará la antigua prestación. En su caso, se generará un nuevo derecho a prestación por el tiempo que dure el ERTE y con una base reguladora igual al promedio de sus bases de cotización de los últimos 180 días cotizados.

Para los trabajadores fijos discontinuos cuyo contrato se haya suspendido por un ERTE (en un período de actividad en el que en circunstancias normales deberían haber estado trabajando) podrán volver a percibir la prestación con un tope máximo de 90 días cuando vuelvan a encontrarse en situación legal de desempleo. Así, el paro que cobren ahora tampoco les computará como consumido a efectos de futuras prestaciones por desempleo, con dicho límite de 90 días.

 

4. CONDICIONES DE COBRO

Las personas trabajadoras que accedan al paro en circunstancias derivadas del coronavirus cobrarán la prestación hasta la finalización del ERTE. Para establecer la cuantía, la base reguladora de la prestación por desempleo será el promedio de la base de cotización del trabajador en los últimos 180 días. A partir de ahí, la cuantía de la prestación será del 70% durante los 180 primeros días y del 50% durante el tiempo restante si la situación se alarga más.

 

5.COMUNICACIONES DE LA EMPRESA

La empresa la que se debe encargar de presentar la solicitud de la prestación por desempleo en nombre de sus trabajadores cuando esté aprobado el ERTE. Esta solicitud se debe cumplimentar con el modelo proporcionado por el SEPE con los datos identificativos de la empresa y código de cuenta de cotización al que figuren adscritos los afectados; datos identificativos del representante legal de la empresa; número de expediente asignado por la autoridad laboral al ERTE (aparece en la resolución adoptada); especificación de las medidas a adoptar (suspensión del contrato o reducción de la jornada) y fecha de inicio. En el supuesto de reducción de la jornada, hay que determinar el porcentaje.

El envío de este modelo al SEPE (a través del registro electrónico previsto en la página web https://rec.redsara.es/registro/action/are/acceso.do) se debe realizar en el plazo de cinco días desde la solicitud del ERTE de fuerza mayor, o desde la fecha en que la empresa notifique a la autoridad laboral su decisión en el caso de ERTEs por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Si el ERTE se solicitó antes del 28 de marzo, el plazo de cinco días empezaba en dicha fecha.

El nombre del fichero Excel debe ser el Código Cuenta Cotización del centro de trabajo. El incumplimiento de esta obligación supone una infracción grave tipificada con multas de hasta 6.250 euros. Posteriormente, la empresa deberá remitir el certificado de empresa de cada trabajador a través de la aplicación “Certific@2” (como se realiza habitualmente).

 

6. AUTORIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES

El modelo de Excel contiene una declaración responsable conforme la empresa ha obtenido la autorización de los trabajadores para la solicitud de la prestación en su nombre. Debido a las dificultades que supone obtener el consentimiento durante el estado de alarma y considerando el plazo de cinco días para solicitar la prestación, una opción es enviar un correo electrónico a cada trabajador indicando que, si en 24 horas no se opone, se tramitará la prestación en su nombre.

 

7. ¿ES POSIBLE DESPEDIR A UN TRABAJADOR?

Lo que que dice la ley es que la fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción no se podrán utilizar para justificar el despido pero la empresa sí podrá seguir despidiendo si acredita otras causas.

En el caso de apelar a la fuerza mayor o a causas objetivas para proceder al despido de un trabajador, éste será improcedente pero se podrá ejecutar asumiendo la indemnización de 33 días.

 

8. ¿CUÁNDO SE DEBEN TRAMITAR DOS ERTES?

Hay casos en los que, para superar sus dificultades, la empresa debe tramitar dos ERTEs de forma simultánea:

  • Puede que una empresa haya sufrido una caída de su actividad (una reducción de pedidos, una pérdida de clientes…), pero que pueda seguir ejerciendo su actividad pese a las dificultades del coronavirus. En tal caso, lo correcto es tramitar un ERTE alegando causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.
  • Si la misma empresa tiene empleados que no pueden seguir trabajando por causas de fuerza mayor, deberá tramitar un ERTE diferente alegando dichas causas y siguiendo su procedimiento específico]. Esto ocurrirá, por ejemplo, si tiene comerciales que visitaban centros de trabajo cerrados por el estado de alarma (hoteles, comercios…). No se puede tramitar un único ERTE porque se alegan causas diferentes, por lo que se deben tramitar procedimientos diferentes.

En cambio, si se quiere simultanear una suspensión de los contratos para algunos trabajadores y una reducción de la jornada para otros, sí que se debe tramitar un único ERTE.

 

9. INTERRUPCIÓN DE LA DURACIÓN DE LOS CONTRATO TEMPORALES

Si en un ERTE de suspensión por causa del coronavirus quedan incluidos contratos temporales (eventuales por circunstancias de la producción y de obra o servicio), formativos (en prácticas y para la formación), o contratos de relevo e interinidad, hay que tener en cuenta que:

  • La suspensión de dichos contratos supone la interrupción del cómputo, tanto de su duración como de los períodos de referencia dentro del cual se pueden celebrar.
  • Si un contrato de obra se ha incluido en un ERTE pero al finalizar las dificultades del coronavirus la obra ha desaparecido, la empresa podrá terminar el contrato.
  • Lo mismo ocurrirá si la causa de un contrato eventual ya no existe cuando termine el ERTE.

 

Si tienes alguna otra pregunta o necesitas asesoramiento con respecto a la tramitación y consecuencias posteriores de haber realizado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, desde Grupo ABC ponemos tu disposición un equipo de asesores experimentado que puede ayudarte. Contacta con nosotros a través de nuestra web o a través de 986252525. Estaremos encantados de ayudarte.

Copyright ©2017, GRUPO ABC. Todos los derechos reservados