Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Son muchas las personas que acuden a nuestro despacho con el fin de asesorarse al respecto de reclamaciones que tienen su causa en accidentes de tráfico. Además, los siniestros en glorietas han crecido de manera exponencial los últimos años.

Aunque en el accidente en si deviene imprevisible, a la hora de aconsejar a  nuestros clientes es fundamental tener en consideración cual es la causa que lo ha provocado y ello con el fin de que una futura reclamación llegue a buen término.

Índices de siniestralidad:

Aunque durante los últimos años estamos comprobando un descenso en el índice de mortalidad de los siniestros automovilísticos, lo cierto es que el número de siniestros no deja de crecer. Las causas de tal incremento, son diversas: desde la falta de renovación del parque automovilístico, hasta las malas condiciones de señalización y estado de las vías, pasando por la creciente presencia de ciclistas en las calzadas, el abuso de alcohol y sustancias estupefacientes por parte de los conductores y, e incluso la desatención de los conductores por razones externas (utilización de dispositivos móviles).

Los siniestros en glorietas o rotondas:

Atrás quedan las “innovadoras” glorietas que se inauguraron en Paris en 1907 , en Londres en 1925 ,  que dieron pié a la primera que vio la luz en España , en concreto en Palma allá por 1976 y que evolucionaron hasta las actuales “turborotondas”. En unos y otros casos la problemática y la siniestralidad han ido de la mano con su evolución.

Las actuales “turboglorietas”, nacidas para evitar la circulación sin semáforos, no consiguen evitar la siniestralidad y ello debido fundamentalmente al desconocimiento de los conductores del modo de circular y situarse en las mismas. Por ello la cantidad de siniestros en glorietas sigue siendo un problema.

Los “timadores” de las rotondas:

A la sombra de las dificultades circulatorias en las glorietas y del caos que continuamente se crean en las mismas, han aparecido conductores que se dedican a simular siniestros en glorietas para cobrar indemnizaciones del seguro.

La forma de “actuar” de estos desaprensivos, consiste en circular constantemente por el carril exterior hasta que encuentran una “víctima” en el carril interior. En ese momento chocan contra ella y, aprovechándose de su prioridad , se benefician en el parte de accidentes.

Que consejos damos desde el Grupo ABC:

Evidentemente, no podemos ponernos en la piel de nuestros clientes, ni en sus manos cuando conducen y acceden a una rotonda. Es por ello que aconsejamos que ante cualquier duda que se pueda generar tras cualquier incidente se abstengan de firma el consabido “parte amistoso”, intenten hacerse con  cuantas pruebas estén a su alcance (testigos, fotografías…)den parte a su aseguradora y se dirijan a nuestras instalaciones , donde valoraremos todas y cada una de las circunstancias concurrentes a fin de preparar – en su caso – la oportuna reclamación judicial.